Para esta temporada les voy a contar que lo ultimo de la moda se viene en los maquillajes, un poco en las mallas y por ultimo en los accesorios.Vamos por parte en cunato a las mallas se verán dos tipos, los clásicos enterizos, que siempre son muy finos y nunca están de más, sobre todo los recomiendo los primeros días para proteger la piel y también se usaran las microbikinis, inclusive se comenta que vienen con estampados de leopardo ó pieles.Como siempre creo que es muy bueno tener un juego de pareos a mano ó un jogging por los posibles cambios climáticos, típicos de estos lugares durante los atardeceres.Con la llegada del 2000, la propuesta es trasformarse con algunos retoques, en le maquillaje, y el peinado podrá verse distinta, para el día podrá utilizar, bases claras y sombras suaves, la novedad para las audaces son las sombras fluo, los peinados más comunes serán los rodetes, obviamente por el clima.Por la noche propongo, delinearse los ojos con purpurina, sombras con brillos y labios fuertes y por ultimo las carteritas doradas y las sandalias en cuero trenzado será una combinación ideal.

Natalia Graciano

Al momento de partir para la playa, las opciones serán: los calzados cómodos, siendo ideal las sandalias con estampados de piel, los infaltables anteojos para protegernos del sol, un buen libro para los ratos de ocio y por ultimo las prendas de hilo que siempre son frescas y visten.Yo soy de las que creen que hay que sentirse cómoda y por ende la ropa que use será la que me haga sentir de esa manera, y como siempre digo el secreto para estar bien, es ponerle a la estética el toque personal que nos diferencia.

Cualquiera de las mujeres que ilustran esta nota, son hoy en día modelo de mujer. Algunas por su popularidad, otras por su simpatía, por su protagonismo televisivo o su brillo en las pasarelas. Todas estas mujeres tienen un elemento en común: la belleza.

Su figura escultural es utilizada para vender, atraer, divertir y desatan debates a la hora de analizar si merecen o no desarrollar el puesto que ocupan cuando su pasado o presente es de modelo.
En esta situación, están comprendidas Teté Coustarot, Araceli González, Débora del Corral, Valeria Mazza, Andrea Frigerio, María Inés Rivero, y Dolores Barreiro, entre tantas bellezas que protagonizan la pantalla chica, los eventos más destacados o han desarrollado una importante actividad empresaria.
Estas mujeres -jóvenes en su gran mayoría- son primera plana de las revistas, venden productos caros y su imagen casi siempre va asociada al éxito. Con su insinuante presencia, hacen que miles de hombres adquieran autos o contraten servicios. Hacen también, que millones de mujeres en todo el mundo, gasten fortunas en maquillajes, perfumes sofisticados y tiren por el balcón sus prendas, tentadas por adquirir el último traje que mostró en la pasarela de Giordano una jovencita rubia de la cual cualquiera se atrevería a cuestionar su equilibrada alimentación.

Estas jovencitas, modelo de mujer, han borrado de la escena local a las mujeres de 40. Impulsadas a competir con las adolescentes, hoy en día cuesta encontrar una mujer con estilo y cuerpo de 40 o 50 años. Horas de gimnasia intensa, dietas y cirugías de por medio, hacen el milagro de la juventud eterna. Paradojas que tienen los avances científicos, Susana Giménez, Moria Casán, o Graciela Alfano, lucen más jóvenes  hoy, que 15 años atrás.
El gran interrogante es: ¿dónde iremos a parar con tanta dieta y cirugía? ¿No terminará siendo la mujer el paradigma del descontento? Y la sociedad: ¿no se encuentra dividida entre flacos y gordos, jóvenes y viejos? Hasta hace poco tiempo, el anciano, la gente mayor, eran sinónimo de sabiduría... y la grasita era símbolo de salud... Atrás quedaron esas creencias. Hoy se imponen las ¨Lolitas¨.

Un siglo termina. Asumimos con descontento y preocupación que el mal del siglo es el SIDA. Habría que agregar otras enfermedades como la anorexia, la bulimia y la depresión, que contrario a lo que vemos en las revistas, exteriorizan una gran tristeza en quien las padece y se enfrentan al ¨está todo bien¨.
Será cuestión -tal vez- de construir nuestros propios modelos con parámetros que vayan más allá de la belleza exterior ya que como decía El Principito, ¨lo esencial es invisible a los ojos¨.

María Inés Rivero
Paola Colombini
Dolores Barreiro
María Inés Rivero